Viernes, 15 de Enero de 2016

De Fernando Rossaroli
"Se trata de la creación de un nuevo género. El humorismo resentido. Después del "Stand up" comedy, y del "Sit com", llega a nosotros el "Angry com". Con las desventuras del contador de chistes retirado, de Carlos Monzón, y el imitador conceptual. Todo bajo la negativa mirada del profeta del fin del mundo, el Doctor Carlos Rey." Un trágico frustrado, que tuvo su fama como narrador de cuentos cónúcos, busca una utópica recuperación desde un pabellón hospitalario en el cual realiza su contradictorio monólogo resentido. El grito de un fanático es escuchado por Monzón en cada una de sus peleas. Lo escuchará también en un momento crucial de su existencia, y esto lo llevará a prisión, desde donde recuerda y reconstruye las claves de su vida y combates. Un imitador en la madurez se presenta como el inventor de un nuevo género: La imitación conceptual. Así, vemos a Salvador Sammaritano que casi perece ahogado, A Robert de Niro que se va, o a Harfison Ford que viene a salvarte. Un astrólogo que solo predice hechos negativos: Desocupación, hambre, marginalidad creciente, muerte; y que en su templo realiza "enfermaciones" ejemplares, cuyo sueilo es predecir el fin del mundo.




e-planning ad