Miércoles, 26 de Octubre de 2016

De Darío Durban
Al ingresar en la vieja casa y dejar el tiempo afuera, el público compartirá las penumbras de la sala con una pareja peculiar. Una madre almidonada por la experiencia, y su hija enmohecida, desandarán pasos hasta el comienzo de sus conflictos. La ausencia siempre presente parecerá ser la causa y la solución de todo, pero al entrar en las profundidades del sueño comprenderán cuál es la verdadera cura para el mal que las aqueja. Tomar esa medicina sólo puede ser una decisión consciente.




e-planning ad