Martes, 18 de Octubre de 2016

De Gastón Mazieres

Un instante encantador da más placer que mil días felices

¿Qué hacen los amantes que no son correspondidos? Lo ignoro, siempre lo ignoré. En este caso lo mejor que se me ocurrió para que Sandra (oh, Sandra) se fijara en mí fue darle celos inventando que tenía una novia imaginaria. El truco empezó a funcionar estupendamente, el problema sobrevino cuando un día y como si nada mi novia imaginaria golpeó la puerta.

Duración: 70 minutos
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad