Lunes, 17 de Octubre de 2016

De Daniel Kersner

Un día de semana como cualquier otro, común, sin que pase nada más que lo cotidiano, lo rutinario se termina cuando alguien toca el timbre de la puerta. Un ladrón solitario, busca pasar unas horas hasta que anochezca, porque ha robado un banco. El producto de ese botín, el dinero, será el detonador de reflexión y actos que llevarán a estos personajes a un profundo replanteo de sus vidas. Nadie será igual después de esas horas. Todos tomarán una nueva decisión de ahora en adelante.

Duración: 70 minutos
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad