Jueves, 29 de Septiembre de 2016

De Mónica Cabrera

“Pinta tu basural y pintarás el mundo”

Una historia que transcurre de lunes a viernes:
Lunes... ¿de amor?
Martes ...¿de suerte?
Miércoles ...¿de reencuentro?
Jueves para arriesgar y Viernes ¡para viajar!

SÍNTESIS

Esta comedia transcurre en un espacio urbano que ha cedido paso a una ciudad en ruinas, a un basural – no por casualidad, bastante parecido a nuestro Buenos Aires actual-.

Instalada la globalización, tambalea el paradigma de la clase media argentina, y sospechamos que lo mismo sucederá en el resto del mundo.
Nuestros personajes atraviesan situaciones absurdas, cómicas, amargas y románticas, en un tiempo que parece detenido. En este limbo de incertidumbres, se aferran a todo aquello que los representa y que sienten que les da identidad: el trabajo, los valores, los roles y los vínculos.
Si en algo nos vemos reflejados en estos personajes, terminaríamos preguntándonos lo mismo que su autora, Mónica Cabrera:
Somos algo, sospechamos ser algo y no sabemos qué nos depara el porvenir. Aún así, “¿realizaremos nuestros sueños? ¿Lograremos quitar los pies de las baldozas que nos han asignado? ¿Podremos seguir nuestro deseo o el DESTINO llevará las riendas?”

PALABRAS DE LA AUTORA:

SOBRE EL DAÑO QUE HACE EL NEOLIBERALISMO.

La historia transcurre en un basural: La ciudad -muy parecida a nuestra Buenos Aires actual–, es donde vemos a los personajes bregando por vivir, amar, hacer justicia, crear, hacer negocios y dejar su huella en el pequeño planeta.

A lo largo de cinco escenas, nuestros amigos viven situaciones absurdas, un poco cómicas, un poco amargas, un poco dulces, en un mundo que es la sombra de lo que podría oírse transar, mentir, susurrar y gritar en cualquier esquina de Buenos Aires, en sus bares y tugurios, en sus aguantaderos y en las aulas de sus escuelas.

PINTA TU BASURAL Y PINTARAS EL MUNDO.
Escribí esta comedia en 1999, cuando se percibía que los cimientos de la nación, construidos durante décadas, estaban bien corroídos por el menemato. En ese momento nadie tenía muchas ganas de reírse. Pero sospechábamos que Buenos Aires era contagiosa, y que la caída estaba en nuestros genes, como el pecado de los padres cae sobre los hijos.

Años después me decían que la obra preanunciaba la caída del 2001. No sé; pero escribir en esa época me permitió sobrevivir a las horribles perspectivas que sospechaba asomándome a la vereda. Mezcladas con los infantiles deseos de que el nuevo siglo nos trajera, finalmente, bonanza y prosperidad a nuestro pueblo.

CON LAS MEJORES INTENCIONES
Deseo que los espectadores que se acerquen, puedan disfrutar, reírse, reflexionar, sobre esta sombra que siempre estará con nosotros. Lo que somos, lo que sospechamos ser, el enigma de lo que vendrá.. ¿Realizaremos nuestros sueños? ¿Lograremos quitar los pies de la baldosa que nos han asignado? ¿Podremos seguir nuestro deseo o el DESTINO llevará las riendas?

Mónica Cabrera

VISIÓN DE LA DIRECTORA:

Transitando los códigos del teatro del absurdo, logré ingresar en la dinámica de esta comedia de Mónica Cabrera, que a mi juicio, es una de las dramaturgas contemporáneas argentinas más talentosas. Por eso mi elección.

A estos pintorescos personajes, el tiempo, ente cíclico, los mueve como en un limbo. Avanzan pero en realidad están en el mismo basural. Quizás como en un embudo. Temen irse del lugar en donde las circunstancias los colocaron, singenerar ningún cambio. Circunstancias que los conducen caóticamente, a estigmatizarse como: “GENTE DE MALA MUERTE”

Pero... cuando el sistema no permite tener proyectos, el truco y la astucia de meterse por entre los mínimos resquicios, les puede mostrar una salida.

Gloria Cingolani

Clasificaciones: Comedia




e-planning ad