Lunes, 18 de Enero de 2016

De Fiodor Dostoyevski

País: Francia

Chéreau presenta su unipersonal El gran inquisidor, creado por él con base en un fragmento de Los hermanos Karamazov, de Dostoyevsky. El director de películas como El hombre herido, La reina Margot y Los que me quieren tomarán el tren es, asimismo, un excelente actor, y lo demuestra en este espectáculo que lleva a cabo desde hace cinco años.

La historia del gran inquisidor está en uno de los capítulos de la novela de Dostoyevsky. En un pasaje, narrado por Iván a su hermano Aliocha, se relata el regreso de Cristo a la tierra, en el siglo XVI en Sevilla, durante el apogeo de la Inquisición. En su llegada, Cristo aparece de entre las cenizas de las hogueras, donde se quemaba a los supuestos infieles, y es recibido con entusiasmo por una multitud hasta que se presenta el gran inquisidor, un cardenal que responsabiliza a Jesús por los males que padece la humanidad a cambio de una supuesta libertad. El gran inquisidor expresa el pensamiento de Dostoyevsky y su cuestionamiento de la fe dogmática. En su unipersonal, Chéreau no representa un personaje sino que narra los acontecimientos, lo que le sirve para distanciarse y subrayar el tono de debate entre las distintas concepciones religiosas que presenta la historia. Este texto ha contado con distintas versiones, entre las que se destacan la que Peter Brook presentó en el Théâtre des Bouffes du Nord en París y esta lectura que Patrice Chéreau estrenó en el Théâtre Odéon, también en París, y que ofrece en esta edición del FIBA.

Este espectáculo formó parte del evento: VIII Festival Internacional de Buenos Aires (FIBA)





e-planning ad