Jueves, 27 de Octubre de 2016

De Roberto Tito Cossa

La acción transcurre en el seno de una familia muy humilde en los años setenta. Dos hermanos junto a sus esposas se disponen a dar una sorpresiva fiesta de cumpleaños a su mamá. Pero la sorpresa los ayuna a ellos cuando la madre se desploma frente a los cuatro al entrar a la casa.

La preocupación desesperada y la nueva situación de salud de mamá será el nuevo centro de atención y de conflicto de la familia, a quien se le sumó a último momento la llegada inesperada de Gabriel, su otro hermano.

El desacuerdo sobre como ocuparse de la madre lleva la acción al borde del caos pero un repentino descubrimiento cambia no sólo el rumbo de la discordia sino el rumbo de estas sórdidas vidas.

“No hay que llorar” habla de muchas cosas pero sobretodo de una en especial: la relación de los hombres con sus necesidades y sus sueños.
¿Qué cosas somos capaces de hacer para cambiar eso que apenas somos?

Duración: 60 minutos
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad