Viernes, 21 de Octubre de 2016

De Jose Luis arce

TANGO DEL VACÍO es una obra para un solo actor. Inscripta en el atrevimiento de las dramaturgias más contemporáneas, la obra instala al espectador frente a un hombre que ha perdido la nada. Aceptando a la nada como una construcción humana que hace posible la aceptación de la ausencia en un siglo signado por las desapariciones obligadas, desde las guerras, los campos de concentración o las dictaduras. TANGO DEL VACÍO despliega el recorrido de alguien que ni siquiera la tiene. Concebida casi como un tríptico de Bacon, hay un recorrido en tres momentos inspirados plásticamente en la pintura de Michael Kvium. Más centrada en los estados que en la historia, el personaje da indicios, en un diálogo esquizofrénico, del mundo que se ha inventado
La obra cuenta con el apoyo del Instituto Nacional de Teatro y del Fondo Nacional de las Artes, y tiene el auspicio de Chateau CAC. Centro de Arte Contemporáneo.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad