Sábado, 30 de Abril de 2016

De Mónica Maffía

Shakespeare prometió mantener siempre viva la belleza de su mecenas - un muchacho deslumbrante –
y lo logró en sus versos más sublimes: los Sonetos.
Allí aparece una enigmática dedicatoria.... pero los sonetos encierran otro enigma:
la dama oscura que tanto perturbó a Shakespeare
¡¡¡Shhh!!! presenta al fantasma de Shakespeare cumpliendo su promesa de amor eterno,
ante la mirada atónita de un joven traductor a quien revela el misterio de este ménage à trois.





e-planning ad