Viernes, 21 de Octubre de 2016

Don Juan no seduce mujeres. Le cuesta entender el mundo que le toca vivir y por eso pregunta, se enfrenta, choca, provoca. Es mucho más un provocador que un eterno enamorado.

Don Juan "Ahora el viaje de Don Juan" es un muy antiguo proyecto mío. Nació de la obra de Moliere, pero poco a poco se alejó de ella para convertirse casi en una obra que habla de mis propios problemas existenciales. Eso sí, con humor. Mi existencia no merece, por ahora, otro género que la sonrisa.

Escribí la mayor parte de las escenas pensando en que Moliere, aquel educado por un cura epicúreo - ¡cura y epicúreo!- como si Moliere mismo no hubiera podido hacerlo debido a la censura de aquel olvidado Arzobispo de Paris que lo mandó enterrar de noche y sin cortejo.

Como ahora no le debo obediencia a ningún arzobispo escribí la obra que insinúa Moliere: la obra de los derechos del cuerpo, de sus pulsiones, de sus deseos. "La frontera es el cuerpo" dice mi Don Juan, y vive su vida procurando tocar al otro, ponerse en su lugar.

La obra es un viaje a ningún lugar. La obra es un pretexto para jugar escenas teatrales. Pero cada vez que las hago me veo allí, me río de mí y de los otros, y al final me quedo serio. Un poco más que al comenzar el espectáculo. Lo hice por estas razones que no se si serán las suficientes. Procedí como don Juan: me dejé llevar por mis ganas y deseos.

Raúl Serrano

Duración: 70 minutos
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad