Viernes, 21 de Octubre de 2016

De Gastón Palermo

"Yo quiero encontrarme en tus ojos, en los ojos que me ven actuar.
Vení, descubrime, Así... íntimo, solo para vos"

Lo real en su estado más crudo nos genera esa sensación tan particular en la que se mezclan, sin contradecirse, horror y fascinación.

Si quisiéramos exponer la crudeza del cuerpo, bastaría con desgajar sus partes e ir quitando capas para poder ver la carne, los músculos, las venas, los órganos, las articulaciones, los huesos.

Pero la crudeza del alma sólo se hace visible en el cuerpo de los actos.

El cuerpo es complejo pero unívoco, terreno, caduco. El acto es ambiguo, efímero, pero su influencia perdura en el entorno y transforma el universo sobreviviendo a su actor.

¿Qué ocurriría si nos encontráramos con un ser que carece de alma? Podemos ver cómo desnuda su cuerpo, dejándonos ver la realidad. Pero es una realidad que siempre falla y en su error constituye una nueva realidad que vuelve a fallar hasta el infinito.

¿Qué es lo que motiva a este cuerpo desalmado a desplegar esta serie de actos absurdos? Quizás el intento de encontrar en sí una realidad que dé sostén a su existencia.

Este trabajo escénico es el resultado de una tesis de Lic. en teatro que partió de investigar el exhibicionismo como fenomeno actual tanto en la esfera social como teatral, y como principio compositivo para gestar una poética que ficcionalise la exhibición.

Duración: 70 minutos
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad