Lunes, 17 de Octubre de 2016

De Walter Rosenzwit

El punto de partida es simple, un grupo de personas son convocadas a participar en una fiesta de bodas.
Pero, al poco de andar esta celebración, surge un pequeño inconveniente...
No están los novios.
Así es que estas mujeres y hombres vestidos con sus mejores galas para la ocasión quedan perplejos, intentando que algo suceda.
Y entonces ¿qué es lo que sucede en entre estas personas? TEATRO.
Y mientras un mozo desconcertado se pasea por el salón con su bandeja llena de copas con burbujeante champagne, preguntando a los invitados: ¿Usted es el novio? ¿Usted es la novia?...
A ellos, invitados a esta boda sin novios, sólo les queda intentar representar esta pieza incompleta...esta pieza en la cual faltan los protagonistas.
Así, poco a poco entre brindis y canapés, cada uno va contando algo de si, algo que los relacione y relaciona con la boda, el casamiento, el compromiso...
Uno nos cuenta su soltería, otro las peleas de sus padres, otra el día aquel en que pidieron su mano...
Poco a poco todo se vuelve teatro Y ¿qué más teatral que los ritos de representación que en una fiesta de casamiento se suceden?
Si no ¿qué es tirar el ramo, la liga o la cintita de la torta?
Si, son simples representaciones que vuelven a escena una y otra vez que alguien dice "Si quiero"

Y si Bertolt Brecht en su obra ?La boda? hace decir a uno de sus personajes: "Se acabó el teatro y comienza la realidad"

Nosotros, hacedores de este espectáculo, decimos sobre la escena: La Realidad es nuestro TEATRO.

Y por eso actuamos. La BODA es TEATRO

Duración: 70 minutos
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad