Domingo, 31 de Enero de 2016

De Paco Zarzoso

Hilvanando cielos es una tragicomedia que acontece en el descuidado jardín de la casa de campo de un viejo actor que trabajó toda su vida en la Compañía Nacional de Teatro Clásico.
Después del anuncio de una amenaza irreversible contra el futuro de la humanidad, se retiran a esta aislada casa el hijo de este actor (una estrella de la televisión), la mujer de éste (una arquitecta que está preparando los planos de un edificio que por la inmediatez de la catástrofe nunca se construirá) y Cordelia, la misteriosa hija adolescente de ambos.
En esa calurosa noche de verano en la que la familia sufre por la desaparición de sus perros guardianes, una enigmática vecina que accede a la casa justo antes de que aparezca la luna, devela un suceso que desestabiliza aún más a todos los miembros de esta familia.
Los cinco personajes, que por momentos se comportan de la manera más ultracivilizada y por momentos de la manera más bárbara, se convertirán por una hora en los portavoces inconscientes del Apocalipsis de un mundo que pide a gritos un cambio de rumbo.

¿Cómo nace Hilvanando cielos?

Hilvanando cielos nace fruto, por un lado, de un encargo que le ofrece Alberto Ligaluppi a Zarzoso desde la Dirección Artística del CTBA, y por otro, por la necesidad del autor de escribir una obra que siguiera las consignas de un manifiesto teatral creado en un taller de investigación dramatúrgica en Valencia y que tuvo como título “Hacia un teatro ebrio”. La estancia de Zarzoso en un lugar paradisíaco de las sierras de Córdoba (Argentina), junto con el visionado de Sacrificio de Andrei Tarkovsky y ese deseo de escribir una pieza “ebria”, inspiran la atmósfera y los personajes de Hilvanando cielos.
El proceso creativo comenzó con intensas jornadas de audiciones, a las que asistieron unos 50 actores, que fueron convocados a partir de la base de datos del CTBA. Zarzoso estaba especialmente interesado en personas que pudiesen interpretar comedia, más allá de los aspectos trágicos que tiene la obra. Cabe destacar que ésta siguió creciendo a medida que se desarrollaban las audiciones, que resultaron sumamente estimulantes para el dramaturgo-director. Zarzoso quedó sorprendido por el compromiso y la entrega de los actores locales.

Este espectáculo formó parte del evento: Teatrisimo 2012

Duración: 70 minutos




e-planning ad