Miércoles, 09 de Noviembre de 2016

De Mauricio Kartun

Sólo cuatro actores resuelven escénicamente esta pieza, una de las obras mas representadas en la Argentina en los últimos años. La acción se sitúa en un suburbio, durante un día de carnaval a fines de la década del '50.

Sus protagonistas: cuatro niños entrando a la pubertad, -dos hombres y dos mujeres- vivirán en ese día su rito iniciático, su entrada al mundo de los adultos, con sus pasiones, su dolor, y el inevitable contacto con la traición que irrumpe en aquel paraíso perdido.

Misterix fue, durante muchos años, el superhéroe de historietas con el que fantasearon los chicos argentinos. Ese Lord Inglés con su pila atómica -equivalente aquí al mas perdurable Superman- marcó, con sus entregas semanales, a toda una generación.

Rubén, protagonista de esta pieza fantasea con su ídolo, y elabora -durante la hora y media que dura la obra- su problemática preadolescente imaginándo ser aquel héroe omnipotente. En su fantasía convierte a sus amigos en personajes de una historieta que se desarrolla en su imaginación, y así -alternando los planos de la realidad con los del ensueño- se cuenta esta historia de amor donde el revival de la época, con sus modas fugaces, sus costumbres, y su música se convierten en el eje que anima el espectáculo.

Grupo: TEATRO ESTABLE VILLA MARÍA

Clasificaciones: Comedia




e-planning ad