Miércoles, 19 de Octubre de 2016

De Gregorio de Laferrere

La obra está estructurada en cuatro actos: los dos primeros corresponden a la exposición del tema, el tercero al nudo y el cuarto al desenlace. Doña María, viuda del capitán Barranco, no quiere perder su estatus. Por eso, emplea a su hija Carmen como señuelo para atraer a su casa jóvenes pretendientes, que compiten en presentes y favores. Pero el amor entra en escena para desbaratar sus planes. La pieza esconde tras su festivo aire de comedia y sus rasgos de humor, una realidad amarga y cruel: Doña María, viuda de un austero capitán Barranco, vive de la exigua pensión que le dejara su marido, de subarrendar algunas habitaciones de la casa y además de mil subterfugios inescrupulosos que consisten en obtener regalos y beneficios de diversos galanes a cambio de las forzadas sonrisas y amabilidades de la menos complaciente y la más íntegra de sus hijas, Carmen.

El tema es, por lo tanto, la pintura de cierto tipo de familia que no se resigna a vivir de acuerdo con su situación económica real ni a acudir al trabajo honesto para mejorarla, y que prefiere en cambio, minar lentamente su dignidad hasta destruirse como hogar.

Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad