Viernes, 15 de Enero de 2016

De Candela Cribioli, Eugenia Ficalora

Soliloquio es un solo. Es espiar la soledad de "ella"; como mirar un retrato a través de una cerradura.
El argumento transita por estados y emociones de una mujer; que duda:
¿Matar o morir? ¿vestirse o desvestirse? ¿cantar o aullar? ¿reírse o llorar? ¿quedarse o partir?... todo sola?
De principio a fin la descubrimos. Cada vez más en profundidad. Y cuando deja al ojo que la observa entrar hasta el fondo. Se viste y se va. Se acabó.
La puesta fue creada con un concepto performático en relación a un público que participe de lo que sucede desde la mirada, la no mirada y la no división del espacio escénico y el del espectador.





e-planning ad