Miércoles, 19 de Octubre de 2016

Ante sus ojos vi un mundo de caramelo.
Caramelo es una epopeya tradicional, alocada, cómica y maravillosa. Rutinas còmicas conforman un varietè en una vieja casa cèntrica cerca del edificio de Aguas Argentinas. Los personajes, bajo la tutela de la encantadora Maria Teresa Leguizamòn, nos presentan su mundo que va desde lo bizarro a lo poètico y luego vuelven a lo bizarro. Y Caramelo es como un caramelo tucumano que chupas despacito, saboreándolo debajo de la lengua durante horas; sin embargo, nunca es pegajoso, nunca es empalagoso ni sentimental. Ya sabes, si un extraño te ofrece un caramelo: aceptalo.

Dijo Roberto Arlt: "Caramelo es un cross a la mandíbula"
Dijo Victoria Ocampo: "Esta gentuza es muy banal"
Dijo Borges: "Con Caramelo no me une el amor sino el espanto"
Dijo Bioy Casares: "Despues de ver Caramelo me gustarìa reescribir el sueño de los hèroes"





e-planning ad