Miércoles, 19 de Octubre de 2016

De Pablo Vascello

"...un instante de esperanza, de paz, de calma, la memoria restaurada, la palabra recuperada, el vacío lleno aunque sea ahora, la voz que se anima a sonar, otras sensaciones, desconocidas, el cuerpo al fin habitado, el silencio al fin habitado, sentir los huesos, sentir, poder mirar, imágenes que se reconcilian en la memoria, recuerdos, al fin recuerdos, abrir los ojos, un instante de esperanza."
(Margaritas en la ventana, fragmento)

Margaritas en la ventana es una nueva propuesta que, bajo la inspiración del universo poético beckettiano, reúne diferentes recursos tales como el teatro físico, la narración oral y el audiovisual con el fin de lograr un lenguaje único el cual busca, principalmente, reflexionar en torno a la temática del abuso, como así también sus consecuencias tanto subjetivas como sociales.

El pensamiento de una mujer de setenta años, instantes antes de su muerte. Ella está atrapada en su propio silencio o en un balbuceo que no logra hacer puente con el mundo. Narra su historia en tercera persona apelando a sus tres voces internas (niña, adulta y vieja). Mantiene largos períodos de tiempo borrados en su memoria, quedando atrapada por el recuerdo de los momentos que la han marcado para siempre. Mira televisión bajo un paraguas que la cobija, como de niña, con un gato como única compañía, una canilla que no cierra, margaritas en la ventana. El sonido del teléfono y su imposibilidad para atender el llamado le provoca una catarata de preguntas, imágenes y sensaciones desconocidas, hasta entonces, en su cuerpo.

El grupo Laferrere se Artaud, coordinado por Pablo Vascello, viene trabajando desde hace un tiempo en una investigación de trabajo corporal, cuyo eje es el cuerpo como títere. Ese trabajo se profundizó paralelamente a una exhaustiva indagación sobre el universo poético beckettiano y la creación del texto Margaritas en la ventana. La performance del cuerpo - títere se integra poéticamente con el texto, metaforizando sobre la alienación del personaje y su doble fractura interna, la de su patología y la de la marca del abuso. El cuerpo se observa desnaturalizado, poniendo en evidencia la incomunicación que el personaje padece incluso consigo mismo, ya que gran parte de su memoria aparece borrada y sus deseos y sensaciones le son ajenos. El cuerpo es observado a través de un microscopio. Un cuerpo roto, diseccionado y, de ese modo, aparecen las huellas dolorosas de su historia. Las tres edades juntas aparecen en ese instante que es un aleph de tiempo. Estos cuerpos fragmentados son títeres que dan cuenta de la memoria quebrada de la mujer, de su alienación en el vacío de la existencia.

"Los abusados, aunque se expresen, la mayor parte del tiempo no son escuchados. Y, por extensión, no sólo las víctimas de abuso son desoídas. Lo marginado, en general, se presenta como una voz sin eco. La necesidad de escribir sobre el abuso surge de la percepción de una violencia social creciente. Estos casos, más allá de su característica de drama doméstico, develan una sintomatología social, que permite y avala, o directamente posibilita. Los chicos están solos en el mundo moderno. El caso General Villegas, con el video subido a Internet que muestra jactanciosamente la violación de una menor, evidencia el problema en varios niveles. El pueblo defiende a los abusadores argumentando que la niña había sido la provocadora, trastocando radicalmente toda la escala de responsabilidades y valores; luego, los medios acusan de retrógrado a ese pueblo, ignorando su propia responsabilidad en el fomento de la imagen de menores como objeto de deseo y consumo. Otra voz sin eco de otro tipo de abuso también tomada en cuenta fue la de un sobreviviente de un centro clandestino de detención de la última dictadura militar. El estuvo detenido / desaparecido durante el mundial 78 y el día de la victoria del equipo argentino, los militares subieron a los "detenidos" a un camión para salir a festejar. El hombre recordaba su enorme impotencia y sentimiento de profunda soledad entre miles de personas. En ese instante supo que aunque gritase pidiendo ayuda, sus palabras se perderían en el viento, como un botella en el mar", comenta Pablo Vascello.

Respecto del Teatro Físico

Para la investigación del cuerpo-títere el Grupo Laferrere se Artaud se inspiró en el teatro de títeres japonés (Bunraku) dentro del cual el manipulador, apareciendo a la vista del espectador, no es ?visto?, ya que la mirada es dirigida hacia la pregnancia del títere. Eugenio Barba denomina esta técnica como ?recrear la ausencia? en el cuerpo del manipulador. Nuestro trabajo tiene tres aspectos. El primero implica a un sector del cuerpo manipulado por otro a partir de la disociación del actor. En el segundo, un actor manipula a otro; para lo cual se tomó como referente la película ?Begin John Malkovich?, escrita por Charlie Kaufman y dirigida por Spike Jonze. En el tercero, los actores son manipulados por los estímulos externos del sonido y de la luz.

  • Margaritas en la ventana (trailer)Margaritas en la ventana (trailer)
Duración: 50 minutos
Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad