Sábado, 16 de Enero de 2016

Aspirar a que algo nos vaya a cambiar la vida para siempre, soñar con un momento mejor que quizás se aproxime a la perfección, es algo que siempre nos estimula, nos impulsa y también provoca frustración. Los sueños en el peor de los casos, se abandonan. La vida de una bailarina no es la excepción, es más, es una profesión que en pocos años cumple el recorrido que realiza cualquier otra vida común.





e-planning ad