Miércoles, 18 de Enero de 2017

De Bernardo Cappa
Tres hermanas juegan al T.E.G. su padre les mandó una carta, una video y un revólver. Un plomero, que se quedó a vivir con ellas, quiere hacer cine. El juego propone intensidades que la cámara captura y refleja, y las actuaciones presentan. La verdad representada deja de ser verdad.




e-planning ad