Jueves, 14 de Enero de 2016

De Guido Zappacosta

¿Donde queda lo propio, cuando todo trascurre bajo un manto de rutina?.
Esta obra indaga la posibilidad de ruptura del encierro. Sus personajes manifiestan la alienación de un estar sin ser, inmersos en un paisaje laboral que remite a la asfixia cotidiana.
Un absurdo que evidencia lo absurdo de existir sin desviarse.
Gabriel Penner

  • Pequeña porción de un mundo verticalPequeña porción de un mundo vertical




e-planning ad