Sábado, 13 de Agosto de 2016

De Jorge Ricci

Un encuentro que no ocurrió jamás. Un té y una partida de truco ficcionales. Un juego dentro de otro juego.
En eltiempo y espacio sacados de la realidad cotidiana, Perón invita a Borges a tomar el té. Los dos juegan un truco mientras repasan sus viejos antagonismos. El humor y la ironia son los naipes de los dos contrincantes. Lo que hubiese podido ser una situación altamenta dramática, se transforma en un franco y cálido encuentro entre estos antiguos rivales. Como todos sabemos que esto no ocurriió nunca, la obra nos propoone imaginar este encuentro como una metáfora que haga posible la existencia de mundos más habitales.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad