Sábado, 01 de Marzo de 2014

De Eduardo Rovner

La trama comienza en 1928 cuando Illia desiste de una beca en París y opta por ir a ejercer su profesión a Cruz Del Eje, donde no había médicos. A partir de allí se lo verá a Don Arturo como hombre enamorado, marido, padre y militante político, su ascenso a la presidencia de la Nación, el vínculo con empresarios, militares y la embajada de los Estados Unidos; su derrocamiento y muerte en la cama de un hospital público.

Don Arturo Illia fue político y ejerció el poder con espíritu social y total desinterés por los valores económicos. Un hombre fiel que vivió y murió aferrado a sus convicciones.

La trama comienza en 1928 cuando Illia desiste de una beca en París y opta por ir a ejercer su profesión a Cruz Del Eje, donde no había médicos. A partir de allí se lo verá a Don Arturo como hombre enamorado, marido, padre y militante político, su ascenso a la presidencia de la Nación, el vínculo con empresarios, militares y la embajada de los Estados Unidos; su derrocamiento y muerte en la cama de un hospital público.

Don Arturo Illia fue político y ejerció el poder con espíritu social y total desinterés por los valores económicos. Un hombre fiel que vivió y murió aferrado a sus convicciones.