Jueves, 20 de Octubre de 2016

De Francisco Lumerman
El espectador entra en la casa de Manuel para ser testigos por un rato de la vida de un joven que debe afrontar una situación inesperada junto con su hermano menor, su novia y su amigo. Pisar la alfombra de su casa, sentir el calor de la comida recién hecha, vivir un fragmento de la vida de cuatro personajes. Durante cuarenta y cinco minutos el espectador tiene el desafío de instalarse en el living de la casa de dos hermanos recientemente huérfanos, y observar, a centímetros de sus cuerpos, las relaciones humanas entre un joven, su hermano, un ex amigo y su novia. Detrás de la pared más próxima -quizás la que mire en este momento- sucede una historia que puede ser contada. BONO CONTRIBUCIÒN $3.




e-planning ad