Jueves, 04 de Febrero de 2016

De Ricardo Joven

Einstein y el dodo nos hace revivir el delirio emocional que pudo sufrir Albert Einstein al saber que la bomba atómica, que el había ayudado a producir, había sido lanzada aniquilando dos ciudades japonesas. En ese estado de shock Einstein se refugia en su estudio de Nueva York y desesperado trata de reiniciar la relación con la hija que abandonó en su juventud: Liesserl. Una hija a la que nunca vio, por lo que decide grabarle una cinta con su vida y reflexiones personales sobre su personalidad y su visión del mundo. Acosado por los mensajes triunfales de la radio y las llamadas de su mujer y del presidente Truman (en realidad todos estos personajes ya han muerto)Einstein decide cambiar el objeto de su grabación y contarle a su hija la historia de los pájaros dodo. Esas primitivas palomas que al llegar a unas islas del pacífico carentes de depredadores se transformaron perdiendo las alas y creciendo espectacularmente de tamaño. Esa adaptación sería trágica para los pájaro dodo cuando el hombre llegó a esas islas y les exterminó en pocas décadas como fuente de alimentación.

Ficha técnico artística
Autoría:
Ricardo Joven
Actúan:
Ricardo Joven




e-planning ad