Sábado, 16 de Enero de 2016

De Joaquín Bonet

Cuatro amigos mantienen, al terminar la secundaria, el rito de encontrarse en el departamento de uno de ellos a tomar cerveza, pasarla bien, escuchar música, etc.
Pero con las primeras experiencias de la vida adulta, las cosas empiezan a cambiar. Las bromas no son tan graciosos, las reuniones terminan más temprano, hay trabajos o estudio que atender y, eventualmente, novias que reclaman atención.
Algunos no quieren que las cosas cambien. O al menos no de la forma en que las cosas cambian.
El juego de poder comienza a hacerse evidente.
¿Cuánto está a dispuesto a hacer un amigo para que otro no cambie, para que todo siga como antes?





e-planning ad