Viernes, 20 de Enero de 2017

De Susana Torres Molina
Espejos. Relación especular entre las dos mujeres de esta historia. Qué quiere decir "especular"? Como para los animales, cuando la rivalidad y el apareamiento constituyen los pilares de un vínculo. Dos personas que tiran de una soga, que se sostiene por la tirantez de una situación, Esto parece cuando Perla y Ángela se disputan la escena del juego. Falta que venga alguien que con una tijera corte la soga y las libere de la tensión. Y si se pusieran a jugar para provocar la aparición de esta tijera? Pero, gran error el invitado a cortar la soga es uno al que le gusta el juego y no tiene arma para separarlas. Este es el juego de nunca acabar. En la perversión el corte existe, pero aquí se juega a que el corte no está. Porque este juego no se satisface exclusivamente en "el como sí", sino que exige la anulación de lo que ocurre en el afuera, de lo que no es juego. Si la vida tiene límites, también lo tiene la sexualidad. Esta pieza pone en acto una fantasía sexual. En cuanto la fantasía pasa, el acto deja de ser fantasía. En el mundo de lo evidente, donde no se soporta el peso de la fantasía perturbadora, se la transforma en hecho. Y que es lo que tiene de pertubadora? El corte. Una máquina de cortar jamón alemana, parece ser un símbolo lo suficientemente fuerte como para poner en juego. Se juega cortar esa manito que cuando éramos chicos nos servía para tocarnos y nuestros padres nos decían - "Si te tocas te voy a cortar los deditos"-. De hecho Maggi es un niño potenciado por una máquina, o sea, por un afuera. Es un hombre ideal para estas mujeres, despojado de autoridad. Digamos que la visión del guante es la visión que denuncia la falta de mano, pero evidentemente, disimulada por la existencia del guante. Este es un juego donde la ausencia, es o no es? Si hay ausencia es una ausencia brutal, sin lugar a dudas. Una ausencia, sin lugar a dudas. Una ausencia, sin lugar a dedos. Totalitarismo en la perversión? En la escena teatral se levanta un monstruo defectuoso que juega a que nada está perdido. Lo hace porque sabe de la pérdida. Teme ser absorbido por el abismo de la mortalidad, de la sexualidad. Al igual que Narciso, este monstruo va a quedarse atrapado en todo espejo que se le cruce por delante. Va a excitarse como un niño, va a poner a disposición todo su dinero para no perder el valor de lo ilimitado. Va a pagar para que todo sea posible. La fantasía es un ensayo de la eternidad. Es el mundo de los pájaros embalsamados. De ese Extraño Juguete.




e-planning ad