Martes, 19 de Enero de 2016

La escena única, dos actrices, cuerpo y poesía transitando los arduos problemas de religión, política y ética presentados por el coro. Las verdades caseras y sencillas, son componentes de la tragedia que le confieren un aire de extrañeza.

Ambos personajes se caracterizan por la dignidad de su caída, la expresión directa de sus sentimientos, la conciencia de su sufrimiento y lo ineluctable de su destino.

Realizan los femeninos quehaceres domésticos mientras traman sus venganzas.

Hablan alternándose, de sus desvelos, en un mismo espacio que no comparten. Hilos invisibles las vinculan, en el error y en el horror, sin que ellas mismas lo sepan.

En el Encuentro Regional de Teatro para Todo Público 2003, obtuvo la Mención Especial GABRIELA ZÁRATE, como MEJOR ACTRIZ del Encuentro.

Este espectáculo formó parte del evento: Todos al Teatro 2004





e-planning ad