Miércoles, 08 de Octubre de 2014

De August Strindberg
La imagen de dos mujeres frente a frente se transforma en la de una mujer acechada por su doble. La realidad trastocada en superficie de agua ofrece la tela para la proyección de una mortífera danza. Fuerza y debilidad se atraen y se repelen en acompasados juegos de espejos, un diálogo signado por las puntuaciones del silencio deviene en ominoso soliloquio que recrea fugazmente el fantasma de aniquilación. Dos mujeres, una, la más fuerte. La obra, contiene cantidad de matices que permite pasar por diferentes estados y climas. En la interpretación varían los estilos, el humor no está ausente y situaciones cargadas de ambigüedad producen cierta inquietud. Es posible que una fuerte coincidencia en estilo de trabajo y temática llevara a este grupo a realizar "La más fuerte''. Tanto las actrices como la directora han experimentado anteriormente en el Teatro de la imagen. Sin alejarse de la palabra esta fusión nos permite ver, escuchar y activar así la imaginación que es lo que el Teatro con contenido obra sobre el espectador.




e-planning ad