Lunes, 17 de Octubre de 2016

Un tablero, treinta casilleros, siete jugadores. El azar de la tirada del dado determina cuantos casilleros avanza o retrocede el jugador; en cada casillero un desafío para improvisar una escena.

Un presentador va guiando el juego. El público escoge el título de la escena.

La creatividad e imaginación de los jugadores se potencian al máximo para sumergirse en las más insólitas e inesperadas historias.

Las historias se crean delante de los ojos de los espectadores por primera y única vez. Los jugadores-improvisadores escriben en el aire con su cuerpo, su voz y su imaginación.

Es una creación efímera, se desvanece al instante de ser creada.

Clasificaciones: Improvisación, Adultos




e-planning ad