Miércoles, 20 de Enero de 2016

De Jorge Kling

Acá se juntan El que no ve la realidad y El que novela la realidad.

El novel, empleado principiante, debe velar por la realidad del otro.

Fisgonea para éste.

¿Qué poder se pone en juego cuando alguien que muestra

alguna invalidez, parece dominar la situación?

¿Dónde están los bordes de esa realidad y adónde los de la ficción?

Tal vez haya un pliegue oculto,

algo que a simple vista es imposible ver.

Ni con un telescopio...





e-planning ad