Domingo, 17 de Enero de 2016

De Laura Valencia

Un marino escocés se ofrece para pelear por la independencia argentina. No era extraño. Irlandés era el jefe de la armada nacional. El marino conoce a la hija del capitán. Se prometen amor. Elisa y Francis. Muy jóvenes los dos. Dura poco. Él sube al barco al mando del padre de
la novia. Una munición le vuela la oreja. Pero sigue, valiente, hasta que otro estallido le astilla el fémur. El padre sabe que en el barco no hay vendas, ni medicamentos, ni nada. El padre sabe que el novio muere. Piensa que ya ni recuerda los nombres de los que murieron, ni dónde murieron. Solo ve sus miradas aterradas. La de los apestados, los fusilados, los lanceados y los ahogados. Piensa entonces en su hija que espera. Solos en el camarote beben una gota de ron. La última para el joven. Elisa no puede soportar la decepción. Envuelta de locura se tira al río y por supuesto, muere.

Proyecto ganador del Programa de Coproducciones 2008/2009 El Teatro y la Historia hacia el Bicentenario Comedia de la Provincia de Buenos Aires.





e-planning ad