Lunes, 17 de Octubre de 2016

De Carlos Gorostiza
La obra Terminé de escribir esta obra en mayo de 2001. Los hechos, tanto los ocurridos antes como los ocurridos después de aquel lejano 1945 –fecha en que se desarrolla la acción– habían aparecido en mi memoria como un desafío, urgiéndome a iniciar un juego irrespetuoso con el tiempo. Todos aquellos hechos llegaban a mis oídos con un oprobioso sonido similar al de los hechos que entonces estábamos viviendo. Hoy han transcurrido otros dos años y el eco de aquellos sonidos es el mismo. Y supongo que deberá transcurrir un tiempo considerable antes de que podamos percibir el rumor que anuncie la aparición de lo que mi malvado y tortuoso Pericles califica de “esperanza traidora”. Del lado de la luz siempre hay quienes se oponen a cualquier toque de queda y luchan por una esperanza insobornable y leal. Pero yo hoy necesito responder al desafío colocándome del lado de la sombra para mostrarla y reírme de ella. Porque aunque el mal sea inmortal, también lo es el afán de vida clara de los hombres.

Carlos Gorostiza





e-planning ad