Jueves, 14 de Enero de 2016

De Andrés Binetti

Un espacio pecera, una mujer-pez, la vida cotidiana de tres seres que establecen un orden alejados de las miradas de los demás. Algo cambia, un cuarto introduce otra posibilidad: una historia de amor absurda.

Muchas veces el decir pierde todo su sentido, y otras tantas el silencio dice mucho más que cualquier signo. “Charcalarga” intenta indagar sobre el discurso de las relaciones humanas.

En una casa de campo apartada de la ciudad, habitan tres personajes: un hombre, su hermana y una enfermera. El motivo por el que viven ahí es que la hermana se está convirtiendo progresivamente en pez. Los síntomas perceptibles de este padecimiento llevaron al hombre a apartar a su hermana del contacto con la gente y encerrarse en esta casa. La enfermera procurará cuidar de ambos, en especial de prevenir el contagio del hombre. Pero la aparición en escena de un jardinero atraído por la mujer-pez desencadenará la acción…

“Charcalarga” resalta lo absurdo de las relaciones a través de un comportamiento extremadamente cotidiano.

Por el Grupo de Teatro Los Calderos.





e-planning ad