Domingo, 16 de Octubre de 2016

De Armando Discépolo

ARGUMENTO
"Babilonia", un clásico nacional escrito en la década del '20 por el dramaturgo Armando Discépolo, uno de los más brillantes autores que diera el teatro argentino.

Buenos Aires, segunda década del siglo XX, miles de inmigrantes arrojados de Europa tras la quiebra de sus ilusiones vienen a la ciudad. Una ciudad en la que se producen milagros y decepciones, en ellas se ofrece la aceptación de un trueque humillante (muchas horas de trabajo agotador a cambio de un magro plato de comida y un techo prestado). Un trueque que genera un fuerte contraste con los sueños de "hacerse la América ".

En el sótano de una casa de "nuevos ricos", un grupo de inmigrantes desesperados, pugna por salir de ese "abajo", en patético accionar, buscando el "arriba". Paradójicamente los dueños de esa casa, en "el arriba", son personas que fueron pobres como estos criados, pero que gracias al "hada y la varita", adquirieron fortuna y poder.

Discépolo con su descarnada mirada nos mete en ese oscuro submundo, cocina de la gran mezcolanza como cambalache, dónde todo se junta, se mezcla y se apila. Una visión despiadada de la realidad de entonces, que no es muy diferente a la que periódicamente nos vemos forzados a padecer fruto de la inescrupulosidad de quienes avanzan en su voracidad por tener, aún a costa de la miseria general. Esta obra es nuestra, no sólo por su tema, sino por su forma articulada, por sus lenguas distintas y grotescas, que hablan crudamente sobre nuestra identidad.

¿Y quien sabe còmo llegaron a estas tierras? Como polizones en la bodega de un acorazado de ilusiones? O tal vez flotando en una botella con un mensaje en "cocoliche"...Desclasados, desmadrados y hambrientos de esperanza con la ilusiòn de llenar la panza de la hipocresìa en la tierra de la carbonada. Sus miradas brillosas de melancolìa se pierden en la multitud de criollos ambiciosos por llevar un mendrugo de pan a sus estòmagos alienados. Competencias a cualquier precio por una Babilonia construìda a sudor, hambruna y desprecio por el otro casi como un espejo de una sociedad dispuesta a olvidarse del pasado. Asì se fue gestando, cosmopolita, a fuerza de voluntad por incorporarse a un status que siempre le da la espalda. La farsa del "Arriba y Abajo" como un paracaìdas anti riesgo paìs mientras los patrones cortan el bacalao los criados esperan su dìa.

ERNESTO GALLO

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad