Lunes, 17 de Octubre de 2016

De Sebastián Fanello

Permanente es el resultado de meses de investigación sobre la potente teatralidad que nos habita en nuestro cotidiano y que se manifiesta verborragicamente en nuestro lenguaje. Utilizando el diálogo como conducto, el lenguaje puede reconocerse no-solemne. En esa pérdida de solemnidad las palabras se las ingenian para ser potencialmente dramáticas e irradiar teatralidad, configurando personajes que se hacen fuertes por su decir. Decir es aquello que el antihéroe o la antiheroína hacen, el discurso se vuelve la herramienta patética de salvación. Y maneras de salvarse, hay muchas. Atrás del decir quedó la acción, detrás del decir más cotidiano y más lavado, las palabras se vacían y como espectadorxs enloquecemos en la búsqueda de su sentido. En esta oportunidad el elenco adoptó la siguiente leyenda: Nada más atractivo que el sin sentido, el lugar donde habita el vacío que nos obliga a rellenar.

El vacío comunicacional es una constante que permanece. Goodbye Stanislavsky encontró en la diégesis contemporánea un diálogo DISPARATADO donde una vez más, como en el absurdo SOMOS INCAPACES DE COMUNICARNOS. Es así que bordeando esta estética se inscribe la dramaturgia de PERMANENTE, sin dejar de ser realista, cotidiana y hasta por momentos "Border".

Es una posible estética dramatúrgica en la cual la PALABRA se prioriza por sobre la acción y la caracterización de los personajes. La PALABRA no se vuelve fundamental por su sentido semántico, sintáctico o gramatical. Sino que se vuelve importante por su INCOHERENCIA, por su inadecuada contextualización y por su incapacidad de generar vínculos sólidos de comunicación y en consecuencia VINCULOS SÓLIDOS ENTRE LOS PERSONAJES. A diferencia de la gran tradición del teatro del absurdo, esta tendencia representativa EVIDENCIA REFERENCIAS A LA REALIDAD. Es posible identificar a estos personajes en la realidad que ha trascendido los códigos del lenguaje mostrando personajes que viven en un apacible estado de INCOMUNICACIÓN, inmersxs en un sistema en el cual se NATURALIZA lo trágico y en donde el bienestar queda supeditado a DECIR, a perderse en un DISCURSO INACTIVO, INERTE con tintes de heroísmo frustrado, en donde sentir o vivenciar un progreso, una evolución o una trascendencia es imposible. Nada se hará por cambiar este devenir y quien sabe que puede hacerse. No es la intención de Permanente bajar sentencias signicas. Tampoco es clara la intención. En fin, en esta historia el tiempo va y viene, el tiempo es una constante, el tiempo es visual porque lo ven pasar, porque alguna vez, algo pasó que lxs marcó. En algún momento de sus vidas quedaron encapsuladxs en una involución y volverán a ese momento para recordarlo de forma cotidiana y de manera constante

Absurdo Disparatado Realista, ha sido un nomenclador útil para centrarnos en nuestro procedimiento de investigación sobre el diálogo. Lxs espectadorxs se encontrarán con un drama de cruda realidad, con una anécdota en tiempo real, donde todo parece ser una constante.

Siguiendo con la delgada línea que separa la ficción de la realidad y buscando la renovación escénica nos embarcamos con este grupo de once actrices a indagar sobre los diálogos del disparate. Un disparate reconocible que bordea los limites del absurdo sin llegar a inscribirse en el. Hemos decidido convertirlo en un género que se alimenta de las dramaturgías de la multiplicidad de sentido, ¿Por qué lo hicimos? No lo sabemos. No tenemos muy en claro su evolución y nos gusta, por el solo hecho de dejarle propios márgenes al azar, al error, al caos que tanta incertidumbre generan en la escena.

Duración: 55 minutos
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad