Jueves, 27 de Octubre de 2016

De Marcelo Subiotto

Esa noche aquello volvió como cenizas. No era fuego, pero igual quemaba, aunque quemaba sin dañar, sabiamente. Ahora entiendo, lo inexplicable no es Dios, lo inexplicable es la creencia.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad