Viernes, 15 de Enero de 2016

De Maite Aranzábal

Versión en teatro leído.

"No hay frontera entre lo real y lo virtual. El eterno retorno de lo gestado y no parido, la intrascendencia biológica del ser. Bálsamo es también, la fosilización de la máscara de la melancólica abandonada. La oportunidad de verse."

Desahuciada de la experiencia amorosa, Verónica García, abandona la ciudad para hacerse cargo de la dirección de un museo perdido en la estepa patagónica, con el ánimo de quien renuncia a una adicción e intenta una purga de su devastación personal, buscando un efecto balsámico sobre su herida. Envuelta en brumas, escarcha, nieve y viento: una especie de vendaval que se parece al suyo no da tregua. El adentro y el afuera destituyen su frontera. Se activa la pesadilla de la conquista. Siendo el único ser vivo en ese establecimiento, intermitentemente, comunica sus peripecias a una amiga de sus tiempos de ciudad, como si ella estuviera allí en ese instante y pudiera escucharla.





e-planning ad