Sábado, 22 de Octubre de 2016

De Alfredo Martín

Joseph Kowalsky, un hombre de más de treinta años, regresa a su adolescencia a partir de la intervención de su maestro, el profesor Pimko; quien lo lleva al colegio secundario. Allí es testigo de la forma en que los jóvenes intentan ser maduros para escapar de los manejos del cuerpo docente. Luego va a vivir a casa de Zutka, una moderna colegiala y sus padres Juventones, donde lo incitan a enamorarse de la juventud. Por último se escapa al campo de su tía con su amigo Polilla, donde lo espera su familia de la infancia y un destino de señorito entre los peones.

En la obra, "La forma" opera como un procedimiento narrativo activo y no se la descubre en la cultura o el mundo adulto, sino por el contrario, se la inventa y construye desde la inmadurez. Todo lo que parecía seguro y respetable en el mundo de los hombres es barrido a golpes y ridiculizado, hasta terminar siendo lamentable y grotesco. El fenómeno que logra esos resultados es precisamente la inmadurez, esa energía de los que se resisten a crecer, el golpe que lo inferior asesta a lo superior, el triunfo de lo bajo; subcultura y vulgaridad por sobre la exquisitez y lo sublime.

Premios: Esta obra ha recibido el 1º Premio obra adaptada 2010 otorgado por Argentores.

Este espectáculo formó parte del evento: Festival Escena 2011

Duración: 90 minutos
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad