Jueves, 29 de Septiembre de 2016

De Mariana Mazover


Una isla. Y allí un lugar del que nadie puede salir: un dispositivo científico-hospitalario en donde son recluidas en cautiverio las víctimas de una enfermedad ignota. Siete personajes aislados del mundo que recrean – a su imagen y semejanza - ese mundo que los expulsó. Una pareja presa de un amor prohibido y secreto. Una encrucijada que pondrá a prueba ese amor. Y un secreto que cambiará el curso de la historia.

Críticas sobre El Cerco de Agua:

"En dos espacios claramente divididos, la vida y la muerte se juegan una partida que no tiene nada de duelo criollo y si una clara filiación con la tragedia en la que siempre hay víctimas propiciatorias.

Pero estas víctimas lejos de aquellas de las tragedias griegas, interpelan a su destino, se revelan hasta dónde pueden ante el devenir y a su manera luchan por conservar un amor que, prohibido corre tantos riesgos como sus diezmadas saludes, muchas veces con eficaz hilaridad. (...)
Buenas actuaciones en todos los casos, un gran trabajo de diseño lumínico Javier Casielles y un logrado y operativo diseño escenográfico y de vestuario que realizan las hermanas Florencia y Mariana Del Gener hacen de esta puesta un ejercicio de dramaturgia y dirección de Mariana Mazover que merece una minuciosa atención, ya que hacer cuasi fantástico y lograr organicidad dramática y teatralización consumada habla de nuevos creadores que lejos de descansar en sus precursores, los inventan como decía Borges."

Teresa Gatto / Puesta en escena
-----------------------------------

"El espectador percibe de manera simultánea dos espacios que construyen dos universos presentados a priori como antagónicos y que prontamente se sabrán complementarios. De un lado, lo vinculado con la salud (¿o la enfermedad?), con elementos que nos remiten a hospital o equivalente, camilla, escritorio de metal, estantería. Del otro, el espacio está saturado, casi, por los personajes que, entre pilas de ropa, se dedican a coser.

Allí mismo, un objeto extranjero combina con ellos su presencia. No alcanza con verlo para saber qué es. El objeto en cuestión aparece, en alguna medida, como paradigma del funcionamiento de la propuesta: la tensión entre lo que se reconoce, lo que se puede describir, y lo que aparece extrañado, siniestro
(...)

Habrá algo de ciencia ficción en el relato, sin embargo, aunque los experimentos, las pastillas, los aparatos tengan denominaciones extrañas, los sueños de poder del hombre, la corrupción y otras cuestiones más positivas, aparecen desmarcadas de este género.

El cerco de agua logra decir todas estas cosas de manera cruda y profundamente bella."

Mónica Berman / Montaje Decadente - Revista

-------------------

Duración: 55 minutos




e-planning ad