Martes, 27 de Septiembre de 2016

De Ariel Barchilón
Una pareja de clase media argentina se encuentra en un extraño cubículo -donde son vigilados, premiados y castigados- haciendo pruebas ridículas por las que les dan o les quitan puntaje. La motivación por la cual ellos están ahí es “ganar”, “salvarse”, pues los “organizadores” de esas pruebas prometen premios maravilloso para los que las superen exitosamente. Pero ya desde el inicio de la obra, el resultado práctico es que en lugar de “ganar” y “salvarse” ellos van perdiendo todos sus bienes (el departamento, el auto, la casa del country, los ahorros e, incluso, sus hijos) hasta quedar completamente despojados. Pese a que es obvio que los supuestos “salvadores” les arrojan “salvavidas de plomo”, que en lugar de mantenerlos a flote los hunden cada vez más, la pareja de “competidores de clase media argentina” renegocia constantemente con los que, en su ilusión de salvarse mágicamente, cree que son sus socios pero en realidad son sus verdugos.




e-planning ad