Sábado, 19 de Noviembre de 2016

De Manuel González Gil

Se trata de una historia de amor. Sencilla. Común. Una de esas tantas
historias de amores de juventud donde la necesidad de entrega se roza con
el temor a ser dominado. Donde muchas veces se pide lo que no se es capaz de
dar. Donde el ser amado es una realidad que ambos, en la pareja, tratan de
"completar" con sus propias necesidades. Y donde a veces no se condice con
la imagen que uno se hace del otro. Es eso: una historia de amor sin
truculencias pero si con sobresaltos. Con lo serio y lo humorístico que se
nos puede dar en esa maravillosa necesidad de amar y ser amado.El autor lo
denomina "tango teatral" porque respira el aire y el clima de esa: nuestra
música.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad