Martes, 29 de Noviembre de 2016

De Federico León

Cachetazo de Campo surge del trabajo con los actores. No hay un texto previo. El soporte es la actuación. No hay una historia en el sentido tradicional. La obra parece avanzar más de acuerdo con los sentimientos de los personajes que con la acción.
El tema central es el estado emotivo, el llanto. Podría decirse que todo empezó a crearse en relación con la estabilidad que tenían las dos actrices que llegaban a la emoción con mucha facilidad. Comenzamos a investigar temáticamente, formalmente, con ese elemento llanto; poder emocionar y crear, al mismo tiempo, distanciamiento, relativizar eso que se ha sentido, intelectualizar esa emoción.
El personaje del campo propone otro lugar de pensamiento. Mirada intrusa, especie de camionero que intenta mediar entre madre e hija. Una persona más pragmática que no se enrosca en discusiones intelectuales, e intenta organizar, resolver a su manera, más toscamente, simplificando, aplicando su mirada, totalmente ajena, como si viniera de otra obra, con otro registro, otra dramaturgia, otra forma de actuar.
Una mirada intelectual, de sentimientos refinados, sofisticados, en contraposición a un discurso rústico, terrenal, de accionar, que no tiene tiempo para hablar.

Participó en los siguientes festivales:

  • “Theater der Welt” (Berlín)
  • Ciclo “Nueva Dramaturgia Argentina” en Casa de América de Madrid
  • Festival de Otoño de Madrid
  • Festival Iberoamericano de Cádiz
  • Festival Internacional de Buenos Aires
  • Wiener Festwochen
  • Festival Internacional de Londrina (Brasil)
  • Festival de teatro del Mercosur (Córdoba)




e-planning ad