Sábado, 16 de Enero de 2016

De Ignacio Apolo, Laura Gutman, Florencia La Rosa

Nadie te dijo que tener un hijo iba a ser así.

Las tres historias-eje se cuentan en escenas y monólogos para tres actrices. Tres historias de mujeres que devienen madres y, partir de la presencia del bebé, y sin haberlo imaginado, sus vidas cambian radicalmente.

¿Cómo enfrenta una arquitecta exitosa la crianza de su hijo sola? ¿Qué sucede con su trabajo, con su vida, con sus valores, con sus seguridades? La omnipotencia, la debilidad, y la confrontación con una verdad interior se pondrán en juego en la historia de Sabrina.

Carol es una "Barbie" hermosa que proviene de una historia de abusos en la infancia.
Se encuentra con enormes dificultades para relacionarse con su bebé y se desploman sus acuerdos de pareja.

Soledad, que ya tiene una hija de 5 años, tiene tendencia a las depresiones. Con su nuevo bebé decide por primera vez tomar riendas en las decisiones de su vida y, haciéndole caso a su dormido instinto, sorpresivamente crece espiritualmente.

Cuenta Ignacio Apolo (co-autor y director):

"No nos preocupemos más por la humanización. Cuando los grupos humanos hayan recuperado su papel de protección de la madre y de su bebé; en lugar de inmiscuirse en su relación- tendrá lugar la humanización."

Michel Odent (Médico y obstetra francés.
Impulsó en Occidente la atención de partos respetados)

Sobre el tema:

Se dice que todas las clásicas historias, las "mejores historias jamás contadas", se resumen en el lema hollywoodense boy meets girl (un chico conoce a una chica) y siempre terminan en el beso final de los protagonistas y nunca jamás en las peripecias de la convivencia-.

Asimismo, todas las historias de ilusión y búsqueda de la maternidad terminan en el parto, jamás en los primeros meses de crianza. Lo posterior a la dramática consumación no le interesa al discurso tradicional: la madre pariendo, el bebé dando su primer grito, el papá alzando torpe y emocionado al primogénito son la escena luminosa lo que sigue es silencio.

Postparto es una obra sobre ese silencio. Es una luz sobre esa oscuridad. Es una puesta amorosa, artística y política, del cuerpo en escena para mostrar esos cuerpos, esas experiencias cruciales para toda, TODA la humanidad: la madre y su bebé, el bebé y sus adultos.

Postparto no es más que eso. Y no es menos que eso. Nos hemos animado a enfrentar el silencio y la falta de relatos sobre el puerperio. Enfrentamos y ponemos el cuerpo con lo mejor que tenemos y sabemos. Esperamos que nos acompañen.

Sobre la puesta en escena: La dinámica de los relatos entrelazados:

Esta obra presenta dos grandes desafíos para su eficaz puesta en escena; el primero: ¿cómo enlazar todas las historias que se cuentan en forma intercalada y dinámica con sólo tres actrices? Y el segundo: ¿cómo?, tratándose de una obra sobre madres-con-bebés, ¿cómo hacer presentes a esos bebés en escena; cómo hacer sentir al espectador toda potencia vital, el encanto (y, llegado el momento, también el dolor) de esos bebés sin obviamente- recurrir a bebés reales?.

Para el primer desafío utilizaremos un espacio significativo y neutro que le permita a la actuación cambiar rápida y sencillamente de espacios, lugares y situaciones. El vestuario también está pensado para permitir a las actrices no sólo encarnar sus respectivos papeles protagónicos de indudable peso, sino también la serie dinámica de personajes secundarios que incluyen también personajes masculinos-. Confiamos en el talento y la técnica de nuestras tres actrices y en su gran fuerza interpretativa.

  • Victoria Onetto visita Pura Quimica en ESPN+Victoria Onetto visita Pura Quimica en ESPN+
  • Entrevista a Azcurra, Bosco y Onetto en AM  (1ra parte)Entrevista a Azcurra, Bosco y Onetto en AM  (1ra parte)




e-planning ad