Jueves, 20 de Octubre de 2016

La obra trata del derecho de los niños a ser alimentados, y, de manera saludable, lo cual repercutirá en su crecimiento y desarrollo futuro como adultos.
La historia contada desde las canciones, el humor, las danzas y los juegos teatrales, pone de manifiesto aquellas situaciones que al corazón le hacen bien, como la amistad, la posibilidad de jugar con los amigos, de disfrutar de la contención de los mayores, y aquellas otras que provocan estrés: el juego solitario frente a la pantalla, la incitación al consumismo por los medios masivos que tratan al niño como cliente por excelencia, aún cuando las situaciones sociales precarias, no le permiten tener acceso a esos productos.
Los niños vuelven a la plaza, para encontrarse con Noé, el calesitero del barrio, el músico que los lleva a las canciones, pero que es muy glotón, personaje al que ellos son capaces de proteger de la Villana que quiere venderle cosas que atentan contra su salud. Noé también los cuida a ellos, los tranquiliza, su estrategia es el juego en su calesita y la música, y, la Abuela de esta historia, es capaz de cuidarlos, “dar consejos y cocinar recetas inventadas”, para todos y con todos. Revalorización del cuidado personalizado, y del rol de los abuelos tratados, socialmente como “agentes pasivos”.
Y a pesar de que hablamos de cosas tan serias, tratamos de hacer una obra divertida que llegue al corazón.

"CHINCHIRIBELLA, Coro Expresión de Buenos Aires".

Elenco de Arte Comunitario.

Proyecto de Extensión del Departamento de Artes del Movimiento I.U.N.A.

Clasificaciones: Infantiles, Varieté




e-planning ad