Sábado, 23 de Enero de 2016

El uno o el dos, lo mismo y lo otro, la identidad y la diferencia.
Todo se reduce a una fundamental pregunta ¿ prodríamos estar del mismo maldito lado? Desde lo anecdótico del sometimiento de un sujeto a otro.
Noche, trasciende hacia otras interpretaciones; el control sobre el propio cuerpo (tan impecablemente preciso), el control sobre los elementos escenográficos(tan impecablemente limpio), el control de la técnica sobre la espontaneidad vital (tan impecablemente funcional). Una reflexión acerca de las innumerables formas en que el dominio siniestro puede ajercerse sobre la alteridad.

Este espectáculo formó parte del espectáculo: Tregua + Tres orillas





e-planning ad