Viernes, 29 de Enero de 2016

De Carlos Marcucci
Cualquiera puede darse cuenta de la aparente insustancialidad de los tiempos que corren. Pero a un hombre hipersensible puede transformar la odisea de su vida cotidiana en una comedia dramática, que no solo toma como escenario a su espíritu y a su alma, sino también ataca sus deseos y transforma su gestualidad en un lenguaje extravagante, poniendo en juego su equilibrio emocional.

Es un trabajo que apuntó ahí, en donde se juntan el discurso del texto con el lenguaje del cuerpo y del movimiento. Y así se encontró un “personaje”, que a través de sus penurias, nos pone en comunicación divertida con el público.




e-planning ad