Domingo, 16 de Octubre de 2016

De Fabian Díaz

La obra indaga las tensiones que soporta el cuerpo frente a una situación límite.

Hemos tratado de bucear en las manifestaciones físicas que genera el deseo de venganza y a través del trabajo realizado estas manifestaciones han adquirido una materialidad de orden poético-estético, sin dejar de ser una repercusión de la violencia que las ordena en un sistema dramático.

La pieza se constituye como un mecanismo dinámico; es humor siniestro que celebra la destrucción, que tensiona la narratividad propuesta para construir un cuerpo desvastado y exponerlo como efecto, como un residuo material del dispositivo teatral que se ha creado.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad