Martes, 22 de Noviembre de 2016

De Daniel Dalmaroni

Descarnada y burlona, llena de humor cruel, la mirada de Daniel Dalmaroni nos conduce por los laberintos del parentesco, en un mundo de espejismos, donde la verdad termina siendo indescifrable y matar una costumbre cotidiana. Y lo hace con certero instinto teatral, en piezas de relojería que una vez disparadas ya no pueden detenerse. Subyugados por ese mecanismo, los espectadores no saben en qué puede terminar todo, pero el tic-TAC sólo hace presentir la explosión final.

Clasificaciones: Comedia




e-planning ad