Martes, 22 de Noviembre de 2016

De Claudio Nadie
Mucho más que un día de furia La verdad más brutal, sin adjetivos... y ese discreto encanto de alguna carcajada ¿Que se vayan todos? Que se vayan ellos, se escucha. Pero... ¿Y nosotros, las grandes mayorías..? Quienes durante décadas hemos permitido (peor aún, aceptado) la corrupción, el asesinato, las demoras de la justicia o la impunidad, el saqueo de la riqueza; nosotros, que hemos admitido mentiras funambulescas; que hemos llamado nuevas esperanzas a los pactos de turno que necesariamente llevan nuestra firma; que hemos legitimado con votos o silencio delirios impensables hasta para un concepto de vida bananera, nosotros, los traidores de Hamlet. ¡Nosotros! ¿Somos quizás los buenos? ¿Nosotros nos quedamos? EL HIMNO pareciera afirmar, sencillamente, entre otras muchas cosas, que somos responsables. Todos. Responsables. EL HIMNO, Discorsi sopra l’ultima deca di Tito Cossiga TITO COSSIGA: No me mueven el piso. Me lo arrancan. Es lo más semejante a la codicia. Y no es codicia. Podría confundirse con la envidia. Y sin embargo, no se le parece... ¡Todo es valor y precio! Mientras les besé el culo supieron ser gentiles. ¿Qué soy? Un día me dije. Soy el bufón del rey. ¿Mañana que seré? ¡Seré la calavera del bufón! Debajo de esta carne está su herencia. ¡Cámpora! Voy a morir. ¿Qué tal si el par de alas que escondes en tu espalda los despliegas en tu cabeza. No hablo de aceptación. Hablo de opciones. Si has elegido al lobo no sueñes con la estufa. Ese es el precio. ¿Y a cambió qué? Pequeñas libertades. Por ejemplo, gritar: Señores funcionarios, productores, popes de la cultura, senadores, Excelso Presidente... (Se toma los genitales) Este pedazo es vuestro. ¡Chúpenla bien chupada! (Transición) Es infinito el tiempo que se gana cuando una ha decidido no ponerse en la cola. ¡Ya ves! Se teme al lobo porque no es gobernable. ¡Al lobo se lo aísla! Claro, supe hacer mi función ¡Cantar Aurora! Pero si firmas algo lo estás firmando todo. Hay quién vive con eso. Y vive bien. Conoces el país: Es débil de memoria con los cómplices. Cena al chivo expiatorio y eso le calma el hambre. ¡Y lo llama Justicia! EL HIMNO, Discorsi sopra l’ultima deca di Tito Cossiga. Acto I, Escena IV. INSTITUTO NACIONAL DEL TEATRO, CALIFICACIÓN MÁXIMA: EXCELENTE "A".SUBSIDIO. PROTEATRO: SUBSIDIO. COMPLEJO TEATRAL DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES: COPRODUCCION (no se otorgaron por decisión política, colaboraron con algo de vestuario) AUSPICIO DE LA SECRETARÍA DE CULTURA DEL GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BS. AS. AUSPICIO DE LA SECRETARÍA DE CULTURA DE LA NACIÓN.




e-planning ad